Todos los horarios son UTC [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 137 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 10, 11, 12, 13, 14  Siguiente
  Imprimir vista

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
Autor Mensaje
NotaPublicado: Dom 20 Jul 2014 20:26 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXVI - El cementerio del Padre Lachaise
Spoiler: Mostrar
Hacia allí se dirigía el pomposo entierro, pues Vill otro cualquiera no hubiera elegido.

Cuando ya están fuera de París aparece Montecristo y está remoloneando con Beau y Renaud, al final, como no consigue que le digan nada de Morrel, termina preguntándoles, pero ellos no le han visto. Más tarde, la mirada penetrante de MC descubre una sombra entre los árboles, así que, en cuanto tiene una oportunidad se esconde para espiarle.

Morrel va acercándose a la tumba y detrás le sigue MC. Va hacia su casa y allá detras va MC. Finalmente, cómo está un poco asustado, hace como que sin querer se ha roto un cristal. MC ve que está escribiendo y tiene las pistolas al lado. Se excusa diciendo que va de viaje.

A MC al final no le queda otro remedio que contarle cómo salvó a su padre y quién es. Morrel se pone a pegar gritos de alegría llamando a todos para decirles que él es el salvador de su padre que nunca pudieron descubrir y "aquél hombre de bronce sintió que el corazón se dilataba en su pecho. Una llama abrasadora subió a su garganta y a sus ojos, inclinó la cabeza y lloró."

(no entiendo como estas partes tan emotivas del MC maravilloso se las saltan, prácticamente, todas las adaptaciones).

MC le dice a Max que espero y que no se va a separar de él yy que en ocho días saldrán de Francia. Al decirle Max que tenga piedad de él, le contesta: "-Escúchame Max, tengo tanta, que si no te curo dentro de un mes, día por día, hora por hora, yo mismo te colocaré delante de dos pistolas cargadas y de una copa del más sutil veneno de Italia..."

Casualmente están a cinco de septiembre, día en que fue salvado su padre. Max, le dice, ha de irse a vivir con él a las habitaciones de Haydée que ha partido y le espera.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 19:50 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXVII - La partición

Spoiler: Mostrar
(Cómo me molesta aquí el cinismo de Debray...)
Casualmente en la misma casa donde habían ido a parar Albert y su madre, el primer piso estaba alquilado a un personaje misterioso. El portero nunca le había visto la cara, en invierno, porque iba tapado con una bufanda, en verano, porque siempre estaba resfriado y llevaba un pañuelo en la nariz. Una mujer con un tupido velo solía aparecer a las cuatro. Como curiosidad, aquel modelo de porteros, nunca preguntaron a donde iba.

El caballero misterioso era Debay y la mujer del velo era la baronesa de Danglars, la cual le dice que Danglars se ha ido y le enseña la carta que le ha dejado, la cual, no puede ser más zafia, aunque también es verdad de Mme Hermine ... Este párrafo no tiene desperdicio: "Os he tomado por mujer rica, más no por mujer honrada."

Aquí, en esta entrevista con Debray, da un poco de pena, pues ella espera que él la proponga algo, pero está claro que no va a ser así. Le dice que viaje, que le irá muy bien. Y sigue diciendo que la gente ha de pensar que la han abandonado y que es pobre, así será perdonada.

Reparten el dinero, mucho dinero, pero ni una palabra de amor.

Debray se dice a sí mismo: "¡Lástima que la señorita de Vill haya muerto! Esa mujer en todos los sentidos me convenía y me hubiera casado con ella."

Mercedes, por su parte había cambiado mucho, ya no tenía brillo en los ojos, ni sonreía como antes. Hacen su triste reparto y salen, y se encuentran con Debray.

Un hombre escondido vio como se despedía Alberto de su madre y dijo: "-¡Cómo haré para devolver a dos inocentes la dicha de la que les he privado! Dios me ayudará."

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 20:07 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXVIII - El foso de los leones
Spoiler: Mostrar
La cárcel de La Fuerza tiene dos divisiones, una de ellas donde se custodia a los presos más peligrosos, se llama el patio de San Bernardo, los presos le llaman 'El foso de los leones', porque los cautivos muerden los hierros y a veces a sus guardianes.

El locutorio tiene entre preso y visitante una especide de boulevard, que impide que ni se puedan dar la mano (he visto este tipo de cárcel en una película rusa y no consigo acordarme de en cual).

Allí había un joven con frac, el cual les desprecie y ni se molesta cuando hablan de él. Querían atizarle y los guardias no tenían intención de intervenir, pero el amigo empezó a usar muecas y signos que le había enseñado Caderousse y se dieron cuenta de que era de los suyos.

El piensa que está protegido y van a verle, se lleva un buen chasco pues es Bertuccio el que va. Da órdenes para que le pongan en un cuarto y pueda comunicarse con él. Bertuccio le quita la ilusión diciéndole claramente que no es hijo de MC.

Le llama el juez y no pueden decirle quien es su padre.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 20:14 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXIX - El juez

Spoiler: Mostrar
Noirtier, desde que trató con el abate Bussoni, estaba resignado. Todos se admiraron de ello.

Llegó el día x y Vill tenía que hablar con su mujer. Le envió un chocolate que daba miedo, pero se lo tomó de u tirón, igual tenía suerte y terminaba (a mí no me da ninguna pena, era un ruín), pero no, no estaba envenenado.

Va donde está la Vill y le pregunta de repente que dónde guarda el veneno del que se sirve. La dice que, o bien, se suicida, o bien, el cadalso, pero que no hay posible perdón para ella. Él, egoísta hasta el fin, prefiere que se envenene, así no le desprestigiará.

Pide perdón (la verdad, yo no se lo daría, porque ya lo dice Poirot, quien mata una vez, está dispuesto a matar más, si bien, tampoco es él el modelo para hablar). Vill la dice que si a la noche cuando vuelva del juicio está viva, dormirá en la Conserjería.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 20:26 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXX - Sesión judicial

Spoiler: Mostrar
El juicio de Benedetto/Cavalcantti tenía mucha espectación, pues había hecho muchos amigos en París. Muchos de ellos pensaban que era un error de la Justicia, que vendría su padre y lo aclararía.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 20:38 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXXI - El procesamiento

Spoiler: Mostrar
Decide no responder a su edad y apellidos hasta más tarde. Cuando decide dar la fecha de su nacimiento, empieza a mosquearse Vill, dice que nació en Auteuil y Vill le vuelve a mirar.

Todos alucinan cuando dice su profesión: "falsario, ladrón y ahora asesino."Dice que su padre es procurador del rey. Vill ya no sabe qué hacer. Finalmente dice que su padre es Vill.

Ante los hechos Vill tiene que reconocerlo y se pone en manos de su sucesor (ya ves, perdido por un lío de faldas y la torpeza de no distinguir si un crío está vivo o muerto).

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 20:49 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXXII - Expiación
Spoiler: Mostrar
"Todo el peso de su fortuna fracasada acababa de desplomarse sobre su caveza [de Vill]."

Piensa en perdonar a su mujer (menudo mirlito blanco) y huir de Francia, se echa la culpa de los crímenes de ella también (bueno, tal vez debería haber escogido una chiquita menos ambiciosa y que le gustara algo menos jugar con plantas peligrosas).

Cuando llega a casa, su mujer prácticamente muere a su vista. Busca frenéticamente a su hijo, hasta que le dicen que hacia media hora la mamá le había llamado y se teme lo peor. Y lo peor está ahí, pues el crío está muerto ya en un sofá.

En el pecho del niño encuentra una nota de la Vill en la que dice que es tan buena madre que se carga a su hijo para no dejarle atrás (bueno, hay puntos de vista para todos, igual el niño era un químico nobel).

Va a llorar a su padre, él que nunca tuvo piedad... Bussoni, que está allí le dice que considera su deuda pagada y que va a rogar a Dios que se contente como él. Naturalmente le dice que es Edmond Dantés.

Vill le lleva a ver a sus cadáveres. MC palideció y se arrojó sobre el niño, llevñandoselo e intentando salvarle, pero es demasiado tarde. MC piensa que tal vez ha sobrepasado los límites. No lo consiguióm estaba ya muerto del todo (de 'La Princesa prometida').

Vill se vuelve loco de atar.

MC y Morrel se van de París. Bertuccio queda cuidando a Noirtier.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 21:10 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXXIII - La partida

Cada vez voy más despacio, porque se me está terminando y me da mucha pena.

Spoiler: Mostrar
El todo París hablaba de las tres grandes catástrofes: Morcef, Danglars y Villefort.

Julia hace una comparación con los cuentos de hadas de Perrault, debía ser que aquellos también se habían olvidado de invitar al hada vengativa.

Manuel dice que si Dios les ha castigado es porque estaban malditos.

Llega Montecristo para gran regocijo de Julie y Manuel, Max levanta la cabeza y la vuelve a dejar caer abatido.

Mc le dice a Max que viene a buscarle. Le dice que primero van a ir a Marsella. Allí estaba Alí esperando, que venía de dar una carta a Noirtier, y que como respuesta acepta lo que le dice MC.

En el camino para y se despide de París, su obra está cumplida.

MC le pregunta a Morrel si se arrepiente de ir con él, a lo que contesta Max que no, pero que dejar París es como dejar a Valentine por segunda vez. El conde le contesta que loos amigos están en el corazón y le dice tener dos amigos que le acompañarán siempre, su padre, que le dio la vida y el abate Faria, que le dio la inteligencia.

Morrel le enseña dónde estaba su querido padre cuando llegó el segundo Pharaon. MC le señala el lugar donde estaba él.

Al decir ésto oyeron el gemido de una mujer, cubierta con un velo, que decía adiós a un pasajero que partía. Morrel ve a Albert con unirme de Subteniente.

MC le pregunta si no tiene nada que hacer, a lo que le contesta que quiere ir a rezar a la tumba de su padre. Se despiden, pues él también quiere hacer una obra piadosa.

El anciano padre habitó únicamente el piso superior, MC pone toda la casa a disposición de Mercedes. Entra y la encuentra llorando por la marcha de Albert.

Mercedes le dice que no puede odiarle porque había salvado la vida de su hijo. Dice que ella era la más culpable por débil (yo estoy de acuerdo). Se perdonan mutuamente y se dicen adiós, antes le dice que lo único que desea es que su hijo sea dichoso, a lo que MC contesta que ruegue a Dios que le aparte de la muerte y que él se encargará del resto. Ella termina diciendo que su corazón está dividido entre Edmond y el muerto: "aplaudo al matador, pero debo rogar por el muerto." (pues yo desde luego que no rogaría por semejante tipo...)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Lun 21 Jul 2014 21:11 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXXIV - El pasado

Spoiler: Mostrar
"Desde la muerte del pequeño Eduard, habíase operado una gran gransformación en el conde de Montecristo. Llegado a la cima de su venganza por la pendiente lenta y tortuosa que había seguido, se encontraba al otro lado de la montaña con el abismo de la duda."

Decide visitar el Castillo de If, en ese momento, desde la revolución de julio, no había presos. Cuando entró "un sudor helado refluyó en su corazón", según entra en su calabozo, siente que se le debilitan las pienas.

El guía le cuenta la historia de Edmond, contaba a su vez a éste por el carcelero Antonio, sólo que al revés. El listo era Edmond.

Pide que le enseñen la celda 27, la del abate Faria. "Dios mío, leyó Montecristo, conservadme la memoria."

Edmond le da una buena propina al guía y éste, agradecido, le regala la historia hecha por Faria, escrita en una camisa.

Pide a la Providencia una prueba de que no se ha equivocado y, cuando vuelve el guarda y le da el libro, lo primero que lee es: "Arrancarás los dientes al león y pisotearás a los leones, ha dido el Señor." Compra al guía la historia a un alto precio.

"La victoria era completa. Montecristo había vencido a la duda por dos veces."

Murmura entones un nombre: "Ese hombre, que pronunció con una expresión de ternura que era casi amor, era el nombre de Haydée."

Deja a Morrel unos días en Marsella, quedan en la isla para el cinco de octubre y Montecristo se va en su barquito.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Re: "Le comte de Monte-Cristo" de Alejandro Dumas, padre
NotaPublicado: Jue 31 Jul 2014 19:01 
Mayordomo
Mayordomo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Lun 12 Nov 2012 19:42
Mensajes: 3365
Capítulo XXXV - Pepino

Spoiler: Mostrar
A la vez que desaparecía el conde en el horizonte, un hombre que viajaba en posta por el camino de Florencia a Roma, se presentaba en la villa de Aquapendente y seguía precipitadamente su camino, vestía un abrigo para no hacerse sospechoso, pero que dejaba ver una cruz de la Legión de Honor. Se notaba que era francés. Para hablar con los conductores usaba las palabras aprendidas en la ópera, por ejemplo 'allegro', éstos se moría de risa.

Como era de esperar en tal patán, al llegar a la Ciudad Eterna, no experimentó emoción alguna. Se dirigió sin más a la famosa fonda de maese Pastrini, pidió una buena cena y las señas de la casa Thomson and French, que era lo que le interesaba.


Al llegar un montón de curiosos le oyó preguntar por la casa Thomson and French, al salir, un hombre discreto le seguía. El hombre que le seguía se sentó tranquilamente en un banco, mientras que el otro se presentó como barón Danglars y le introdujeron en la banca.

El escribiente al ver al hombre que esperaba le dijo
"-¡Tú aquí Pepino!...
- ¿Has olfateado algo de bueno en la cara de ese hombre gordo?
- No hay gran mérito en ésto. Estamos prevenidos."

Siguen conversando y así se puede ver bien claro que estaban conchavados. El escribiente es el que pasa información habitualmente a Vampa.

Cuando salió Danglars, sólo pudo apreciar que uno estaba con la pluma y el otro con el rosario.

Danglars monta en un coche y Pepino detrás. El conductor le pregunta si quiere ver San Pedro, el bruto le dice que
"-¿para qué?. No he venido para ver... he venido para tocar..."

Vuelve a la fonda y Pepino con él. Cuando entra, Pepino se queda sentado en un banco enfrente de la fonda. Al día siguiente, entre una formalidad y otra, salió más tarde de lo debido y por el camino empezó a anochecer. No se había dado cuenta de que era tan tarde, si no, no lo habría salido. Pensó en quedarse en la primera parada. Le decicó unos minutos a su mujer, otros poquitos a su hija, otro minuto a sus acreedores y se quedó dormido.

El coche no para, asoma la cabeza y le dicen: "-Dentro la testa!", lo entendió perfectamente. Ve a uno que galopa junto a la portezuela y piensa que será un gendarme, mira a la otra portezuela y ve a otro hombre. al fin se da cuenta de que ha caído en una trampa y que están volviendo atrás, pero no precisamente a la ciudad.

Se acuerda entonces de las historias de bandidos romanos que Albert contaba a Eugenié.

De pronto le dicen:
"-Scendi"
Le rodeaban cuatro hombres y, tras diez minutos de marcha, se da cuenta de que estaba en las catacumbas.

Llegan donde le capitán y Pepino le dice que llevan buena presa. Ahora, el culto Vampa, estaba leyendo la 'Vida de Aljandro de Plutarco'.

Danglars estaba aterrorizado. Luigi manda que le lleven a su cama, Danglars cree que eso significa que se lo van a cargar, pero no, le llevan a una cueva seca que contiene una cama hecha de hojas secas.

Danglars se queda más tranquilo, pues piensa que, si no le han dado muerte en el primer momento, igual no tenían intención de matarle, pensaba que se conformarían con el doble que pidieron por Morcef y que con el resto de los seis millones viviría muy bien.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Email  
 

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 137 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 10, 11, 12, 13, 14  Siguiente

Todos los horarios son UTC [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Saltar a:  
cron
SubeImagenes

© 2010 Historias de Época - Design by Leketembé

Directorio de Enlaces Directorio de paginas webs