Únete a nuestra comunidad y comparte tu pasión por las historias de época con nosotros.
Hemos actualizado el foro a la última versión, es posible que fallen algunas cosas que vamos a ir corrigiendo. Esta nueva versión está totalmente adaptada a los dispositivos móviles para adaptarnos a las nuevas tecnologías.

También se han añadido botones para compartir los temas en las redes sociales por lo que os animamos a compartirlos para dar a conocer el foro.

Como siempre cualquier idea o sugerencia será bien recibida.

Síguenos en Twitter @historiasdepoca para estar al tanto de todas las novedades.

Únete a nuestro canal de telegram para charlar sobre tus series y películas favoritas.
Autores del Siglo XIX
Avatar de Usuario
Por Oli
#47894
[align=center]BALDOMERO LILLO[/align]

[align=center]Imagen[/align]

Baldomero Lillo Figueroa (Lota, un pueblo minero de la provincia de Concepción, 6 de enero de 1867 - San Bernardo, Santiago de Chile, 10 de septiembre de 1923) cuentista chileno, considerado el maestro del género del realismo social en su país.

Influido por el naturalismo de Zola y los escritores rusos de finales del siglo XIX, extrajo sus temas de la miserable situación de los mineros de Chile.

Tras fallecimiento de su padre, hubo de ponerse a trabajar en la pulpería de su ciudad, sin poder finalizar los estudios secundarios en el Liceo de Lebu. Creció escuchando las historias de los mineros, observando su triste y dura realidad, y empapándose a la vez de la narrativa realista y naturalista europea de la época (Balzac, Zola) y de los grandes novelistas rusos, especialmente Dostoievski.

En 1897 se casa con Natividad Miller con quien tiene cuatro hijos. En 1898 se trasladó a Santiago, donde desempeñó trabajos menores hasta que su hermano Samuel le consiguió un empleo administrativo en la Universidad de Chile, lo que le permite trasladar a su familia a la capital. Ya en sus años juveniles se había despertado en él la atracción por la poesía; se le conoce un poema titulado El Mar, publicado en 1898 en la Revista Cómica. En 1903 ganó el concurso de cuentos de la Revista Católica con el relato Juan Fariña. Colaboró además en revistas como Zig-Zag y en el diario Las Últimas Noticias.

Pero el reconocimiento general lo obtuvo al relatar magistralmente la dura vida de los mineros en Sub-terra (1904), obra de lo que se llamaría después "literatura de denuncia" , y reúne ocho cuentos: El Chiflón del Diablo, La Compuerta número 12, Los inválidos, Juan Fariña, Cañuela y Petaca, El grisú, El pozo, y La mano pegada. Todos están inspirados en la vida de los mineros del carbón.

La publicación de "Sub-Terra" trajo mayor preocupación por el tema social de los mineros y de las industrias, donde se necesitaba con urgencia una intervención del Estado para mejorar las condiciones de trabajo de estos sectores. Eran los años en que la "cuestión social" estaba en el centro del debate.

A éste siguió Sub-sole (1907), con trece cuentos que relatan temas de la emergente sociedad industrial, como El alma de la máquina. El escenario ya no es el de las profundidades sino que está ambientado a ras de suelo bajo la luz del sol, escribe sobre modos de vida y de trabajo del mundo campesino.

En 1907, impresionado por la huelga de mineros y la matanza de la Escuela Santa María de Iquique, Lillo viajó al norte del país para recoger información y comenzó a escribir La huelga, novela que nunca terminaría. Parte de su producción de esa época no sería publicada en libro hasta muchos años después de su muerte: entre 1906 y 1907, Lillo publicó en algunos diarios doce cuentos que serían recopilados y editados en 1942 por José Santos González Vera con el título de Relatos Populares. Catorce años después, José Zamudio publicaba tres cuentos de Baldomero Lillo con el nombre de El Hallazgo y otros cuentos del mar (1956). Otros tres relatos suyos serían publicados posteriormente con el título de Pesquisa Trágica (1963).

Pese a su brevedad, la obra de Baldomero Lillo es de extraordinaria relevancia en la historia literaria chilena. Es uno de los principales exponentes del realismo social, aunque la estética modernista está presente en sus relatos. Valiéndose de un lenguaje directo, preciso y sorprendente, sumerge al lector en lo más profundo de las dolencias de su personajes y en lo sombrío del mundo narrado; sus finales dramáticos y abruptos, excelentemente trabajados, causan un fuerte impacto.

CUENTOS:
Cambiadores
Cañuela y Petaca
El ahogado
El alma de la máquina
El Chiflón del Diablo
El grisú
El hallazgo
El perfil
El pozo
El rapto del sol
El remolque
El vagabundo

En la rueda
Inamible
Irredención
Juan Fariña
La compuerta número 12
La cruz de Salomón
La mano pegada
Las nieves eternas
Los inválidos
Quilapán
Sub sole
Víspera de difuntos

El angelito
El calabozo número 5
La "zambullón"
La calichera
La chascuda
La huelga
Tienda y trastienda


Este tema tiene 6 respuestas
Usted debe ser un miembro registrado y conectado para ver las respuestas de este tema.

Durante dos décadas ha habido varios senderos para mejorar la salud de los pacientes con ciertas enfermedades pero sin éxito potencial. Algunas compañías farmacéuticas solo pueden producir medicamentos sostenibles que pueden reducir dolores, ataques o hacer que los pacientes se sientan mejor que antes. Los medicamentos aprobados científicamente se anunciaron en platafor[…]

I am Dina (2002)

Alguien me la puede pasar?

Totalmente de acuerdo, además creo que es un tema importante asegurarse de tener un certificado de autenticidad cuando tenemos algo valioso como una obra de arte, un autógrafo etc... Yo también uso https://certificadoautenticidad.com/ cuando necesito información sobre este tipo de certificados o información.